domingo, 28 de febrero de 2010

Entre cambios e intercambios



A veces me haría pequeñita, otras simplemente tomaría mi burbuja e introduciéndome lentamente en ella desaparecería sin hacer mucho ruído. Querría saber discernir entre aquellos momentos en los que sí, y aquellos en los que, rotundamente, NO. Pero cuesta, cuesta encontrar el equilibrio entre tantas idas y venidas...

Cambiar, como alternativa a la locura, cambiar como alternativa al desenfreno, cambiar como alternativa a... lo MISMO. Tomar decisiones no es lo mío, ni lo de nadie, creo que no soy la única que detesta llegar a ese punto. Cambiar, no drásticamente, pero hacerlo hacía delante... como diría una canción "una huída hacia delante", no es nada malo, sólo que es el momento en el que con el cambio se deja algo atrás, cuando la cosa "cambia" (valga la redundancia).

Lo peor de todo esto, es que me veo escribiendo a lo loco, sin saber siquiera por qué, pero con la necesidad agobiante de soltar algo. No hablo de un algo concreto, es más bien general... algo, algo,... como quién suelta un suspiro y no sabe por qué. A veces me gustaria saber en qué pienso... porque llegan instantes en los que ni yo mísma lo sé. Hasta aquí la parrafada de hoy, no es mi lado poético el que escribe hoy, ni si quiera sé para qué escribo... pero necesitaba hacerlo.