lunes, 28 de diciembre de 2015

Un recuerdo. La magia no necesita truco.


Tormenta. Dentro muy dentro, formada por imágenes, sensaciones, olores, sonrisas, palabras y miedos. De repente durante unos cuantos minutos, y no dura mucho más, añoro un recuerdo que contiene todo lo descrito anteriormente. Pero es sólo eso, un recuerdo; un maldito recuerdo.

La lluvia es intensa, pero ni se ve llover, ni moja, ni siquiera hace ruido. Pero sé que está lloviendo, y miles de nubes oscuras como la muerte, densas como el odio y sinceras como mis sentimientos, se interponen entre lo que pudo ser y no fue, entre lo que será y no me conviene. Pero ese recuerdo, en ocasiones no hace otra cosa que esbozar en mi cara una sonrisa.

Relámpagos aparecen por todos lados, truenos ensordecedores que acallan durante unas milésimas de segundo mis pensamientos. Pero por mucho ruido que ahí dentro se haga, es mucho el silencio que ahoga. Pero me convenzo de nuevo, es sólo un recuerdo, pues no hay coherencia presente que vaticine algo bueno.

Sólo queda un detalle. Dentro, muy dentro, vengo empapada de luchar contra esta tormenta. Dentro muy dentro, donde los pensamientos descansan, donde las historias se suceden las veces que sean necesarias sin importar presente, pasado o futuro. Dentro muy dentro donde no importa sólo lo que ocurrió, sino que todo es moldeable, todo "inventable", todo es real e irreal a la vez... sólo hay un motivo que me hace temblar, una secuencia que descompone mi cuerpo, que lo agita cuando parece calmado, que lo envuelve en silencio y desmonta toda la armadura que con esfuerzo he logrado reinventar y adaptar a mi. Ese motivo es un recuerdo.

  ¿Pero acaso ese recuerdo, no es sólo eso?. ¿Por qué debería un recuerdo angustiarme?, ¿Por qué no soy capaz de quedarme con el presente, con lo que realmente haya desgarrado mi piel y mi alma al mismo tiempo... qué tal mi corazón?, ¿Por qué no consigo de una vez por todas aprender de ti?, ¿Por qué no consigo retener lo que duele, y sólo pensar en mi?. Quiero ser como ellos, como casi todos, superficial, egoísta, dejar de darle vueltas a la existencia y la esencia de las cosas. Dejar de sentir para actuar. Llevarse lo positivo será bueno para el futuro, pero en mi presente se descoloca todo sin el famoso "odio". Ojalá lograra cansarme de recibir silencios, desgarros y continuas e intensas barridas al pasado, a lo que fue, a lo bello. 

Lo siento, no hay escoba, no hay hacha, no hay daño, que pueda borrar este recuerdo. No lo siento por ti, lo siento por mi. Porque borrar algo que no es, que sólo fue, debería ser lo más fácil que un ser humano pudiera hacer; pero las personas que vamos más allá, que amamos de corazón, con el alma, con el cerebro y el pensamiento; a estas personas no hay acto incierto que las aparte del camino. No es que no sepan vivir con ese recuerdo, es que son tan fuertes mentalmente, que al mismo tiempo que amarán ese recuerdo y lo usarán para ser mejores personas, podrán cuidarse y generar miles de recuerdos más que las hagan conquistar todo lo que tocan. 

Porque las personas mágicas, no necesitan trucos. 

by Jessik_Bokis



jueves, 17 de diciembre de 2015

Por un momento...



Por un momento he creído que era feliz. Me he emocionado y todo. Conducía de noche, sin prisa, para acabar una jornada llena de sorpresas y alegrías. Hasta aquí todo normal, excepto por un detalle que hace de todo este simple trayecto, algo mágico: la Música. En concreto el "Jazz". Un estilo que pocos aman y menos entienden. Un estilo que muchos dicen oír pero no escuchar, y a la primera de cambio ya están bostezando. Pero otro día escribiré sobre eso.

Lo que vengo a narrar esta noche, a estas horas, es que bajo ese manto de estrellas, o luces de ciudad, (no sabría diferenciarlo) avanzaba casi absorta y al mismo tiempo meciendo a modo de baile sinuoso la cabeza y tronco, y todo provocado por esa amalgama de notas deliciosas, inconclusas, aleatorias y mágicas. Me sentí por un momento feliz. Prometo que fue un momento intenso, largo, apacible y me regocijé en el mismo hasta que de repente...¡stop! ¡Maldita lágrima! Quise... compartir ese momento mágico. Es curioso cómo estaba siendo consciente de que estaba viviendo ese momento gracias a mi situación actual; si no, rara vez se habría producido la ocasión. Pero moría por haberlo vivido..."entonces", y luego...contarlo, no en general, contárselo.

Quizás lo que me hubiese gustado era pensar que podría haberlo vivido a su lado, pero que eso era utopía y por ello lo viví hoy. Por ello lo cuento aquí, lo escribo, lo mastico y sueño con que algún día, vivas el jazz como lo vivo yo. Aprendas a apreciar lo que sin querer desconoces pero sé que amas.

Aún sigo soñando con que un rayo de luz ilumine tu oscuridad y dé un vuelco todo lo que crees saber y no controlas. Aunque en el fondo sabes que amas el jazz. No lo comprendes, pero lo amas y te gustaría entenderlo y que él también te permitiera abrazarlo y sentirse feliz a tu lado.

Todo se aprende... todo tiene su tiempo. Hoy fui feliz por un momento.

Jessik_Bokis


lunes, 14 de diciembre de 2015

Jugar a amar


No sabría decir si en este mundo alguien está "amando" de verdad. Es más, ¿qué es amar?, ¿cuál es la medida exacta?, ¿es posible que "amar" tenga fecha de caducidad?, ¿O acaso "amar" no entiende de finales y por tanto nunca fue tal "amar"?.

Miles de preguntas sin respuesta. Nadie las tiene. Puedes intentar imponer tu opinión pero ni tú mismo estás seguro de estar en lo cierto.

Amar, amor, amante, amado... qué bello, tan fuerte... ¿quién osa manchar el verbo "amar", 《malusarlo》, darle temporalidad?.

No daré mi versión del "amar", pero os juro que no entiendo en él temporalidad alguna. Dudo en su naturaleza haya algún atisbo de fragilidad. Entiendo que el mundo entero quiera adueñarse de ese poderoso verbo, pero la gran parte del planeta está cometiendo el mayor error de sus vidas. Eso es lo que nos hace vulnerables, marionetas del "deseo de amar", y el motor que nos mueve hacia... cualquier parte.

"Amar" es la huella que tememos, el horizone que nos aterra, ese silencio que grita, esa sonrisa que presume estar deliciosa.

No sé qué es esto que nos enloquece, nos da la vida y nos la quita, nos eleva por un momento y al instante nos devora. Pero hay algo de lo que sí estoy segura: No hay modo de negar que sin ese escurridizo "amar" el mundo no tendría sentido.

Jessik_Bokis

lunes, 7 de diciembre de 2015

Mi alma se endurece y nada importa lo que costará

A las buenas personas se les trata bien, si las tratas como a las malas...
entonces no te sorprenda que al mirarte en un espejo veas a un monstruo. Todos decidimos cómo hacemos las cosas, si bien o mal, pero atacar al bien con mal, no te dejará descansar en paz. Haz el bien, desde ahora, y compensa todo el mal que hayas hecho. La vida entonces te compensará con lo mismo. 

sábado, 5 de diciembre de 2015

El tiempo




Está claro que no siempre acertamos. Está claro que a veces nos pueden los miedos, el inconformismo y sobre todo el "tiempo". El tiempo precisamente te aceleró el corazón y te hizo creer que lo mejor está por llegar. El tiempo en ese caso, te agarró el cuello y te provocó. El tiempo hizo de ti un remolino de sensaciones que sólo acertaban a ver la oscuridad, esa que antes era claridad y te daba la vida, decías. ¿Pero por qué la luz que ilumina puede llegar a ser sombra que oscurece?. No será ahora cuando lo explique, pero no es casual.


El tiempo, ese sí que aprieta, esa edad que vemos llegar impetuosa y dejándonos ciegos ante la evidencia. Nos hace que soltemos cualquier compromiso que nos aferraba a la luz, porque para el tiempo todo pesa, necesitado de las alegrías temporales, no hay tiempo para otra cosa, no más lastres quiere el tiempo.

Pero el tiempo es sólo eso, y el propio tiempo volverá a ahogar, y a reclamar más luz, y sea la misma luz, u otra nueva, algún día volverá a querer "segundos de vitalidad y libertad temporal" y entonces volverá la encrucijada. Espero que para entonces hayas aprendido a mantener esa luz bien encendida, bien cuidada y bien amada. Así quizás con tu energía, con tus años y tu nuevo "yo", puedas enfrentarte al tiempo, y esa vez veas que sólo es eso, tiempo y que todo pasa, menos la LUZ.


Buenas noches TIEMPO, y gracias por la parte que me toca.

by Jessik Bokis.