domingo, 4 de enero de 2009

"Sería fácil"... hoy cedí a la prosa más austera






Como decía una preciosa canción...

"Si solamente con llorar, se remediaran los problemas... sería fácil"

Hay tantas cosas que hacemos, que pensamos, que sufrimos, que disfrutamos, que no sabemos si realmente merecen la pena o si cumplen su objetivo. Pero las hacemos... ya sea porque lo necesitamos, ya sea porque esperamos una utópica recompensa, o simplemente, por amor al arte.

Dejamos nuestro tiempo, nuestra energía y nuestro empeño e ilusión en... en cosas.

Pero lo que hacemos a veces no funciona, y creemos que "sería fácil" si pudiéramos detener el tiempo, manipular la realidad, usar la "brujería", engañar sin ninguna dificultad... y lo que no sabemos es que si todo eso fuese posible (aunque lo sea)... lo único que conseguiríamos sería un efecto "inmediato y temporal" que cumpliría nuestras más profundas ambiciones... y por tanto, no lo que preferiblemente nos convendría.

Creo que el tiempo y la vida es sabia, cada uno termina encontrando lo que se ha ganado, lo que ha ofrecido, pero transformado..., el efecto boomerang lo llamo yo.

Puede que a veces ni nos podamos explicar "qué es lo que hemos hecho para merecer esto", pero sólo hay que rebuscar un poquito, sólo un poco, para conseguir descubrirlo... y ser humildes, ante todo, eso. Pero no es negativo, pues puede que lo que creamos que no merecemos es justamente ese sentimiento de felicidad que sin comerlo ni beberlo se posa en tu nariz como si fuese una mariposa, y te deslumbra y te deja paralizado, porque... ¿sabríamos movernos y continuar adelante sin espantarla?... "¿por qué se posó allí?, ¿qué cojones quería de mí?, ¿joderme?... total se ha largado sin darme tiempo a preguntarle..."

Llegué a una conclusión, si alguien realmente quiere algo de tí, tarde o temprano te lo hará saber, al menos yo actuaré así. Si pasa el tiempo, y el vacío, el silencio y la sensación de "perder el tiempo" continúa... más vale alejarse, puede que las intenciones, sin ser claras, no hagan otra cosa que robarte lo más preciado, tu libertad y tu capacidad para elegir tu propio camino. Porque estoy segura de que cada uno sabe realmente lo que quiere, lo que ansía y lo que le "viene bien". Sólo hay que ser coherentes con ello, y no desviarse, porque aunque todos los caminos conducen a Roma... Roma, ya no es lo que era, Roma perdió hasta su Coliseo... y ¿qué será lo próximo que te pierdas?.

Puedes seguir dando vueltas, puedes darte tiempo... pero nada es gratuito, a no ser que... vayamos directos al grano. Toma ejemplo, haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago.

"Sería fácil", sí... dejar caer esto a modo de poesía absurda e ininteligible... pero hoy cedí a la prosa más austera.

7 comentarios:

  1. Esto... esto casi me lo ha escrito a mi, aunque te lo hayas escrito a ti... cuánto hemos hablado de todo esto. Pero, a veces, para ir al grano, no se puede tomar por el camino más recto. Llevas razón, no podemos ir pasando por la vida como si nuestro tiempo fuese infinito... pero tampoco hay que tener prisa. Puede ser que todo lo que ocurre sea por una razón, que si perdemos algo que deseábamos con toda nuestra alma sea porque realmente no nos convenía... y del mismo modo, puede que también necesitemos dar vueltas y recorrer varios caminos antes de dar con el nuestro... quién sabe?

    ResponderEliminar
  2. Sí que escribí esto para mí, pero es cierto que ese penúltimo párrafo ya lo toqué contigo, así que me parece genial que hagas esto tuyo si así lo sientes. Es más, gracias por interesarte y dejar tu huellita.

    Para mí, aunque sean otras inquietudes las que aquí expreso, tanto el hecho de ir al grano como el de dar vueltas, son dos caminos tan necesarios y tan inútiles a la
    vez, que me dan risa. Todo depende tanto de "algo" -quién sabe qué-, que hace de todo esto una simple ironía y nueva jugada de la vida. Y sí, sin duda, ¿quién sabe?,¿quién se atreverá a decir que lo sabe?... yo, por supuesto, no.

    ResponderEliminar
  3. Damos vueltas a la vida, damos vueltas por la vida, damos vueltas para la vida pero, la vida es la que no para de dar vueltas. Está viva, como nosotros, pero a veces no vamos a la par. Suena un poco contradictorio pero es que a veces nos dejamos llevar tanto que cometemos errores, y otras veces nos paramos a reflexionar sobre la propia vida sin disfrutarla. Entonces, ¿qué se supone que debemos hacer? ¿Seguid escribiendo sobre este rompecabezas o...ponerme a escuchar música por ejemplo o empezar a hablar con mi hermano? Al fin y al cabo hay que disfrutar, bah, que cada uno disfrute como le de la gana: hablando o actuando. Como decís, nadie lo sabe aunque todos hablemos. Solo...vivamos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, vivamos, y ya habrá tiempo de arrepentirse o no, pues quizás sea verdad, y prefiero eso a estar toda una vida lamentándome de no haber probado suerte.

    Podría vivir, sí, sin planearme cómo hacerlo, pero yo no creo que hablar sobre todo esto me impida disfrutar, puedo hacerlo al mismo tiempo, puedo escirbir mis más profundas preocupaciones sin que ello implique pararme y dejar de preocuparme (que al mismo tiempo es una forma de vivir)... viviré, gracias, sí que lo haré, pero no dejaré de plasmar todos mis silencios, porque ¿acaso no es otra forma de vivir?

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  5. sí, estoy de acuerdo. Cada uno disfrute pensando, actuando, haciendo las dos cosas, alternando. Eso es vivir. La cuestión es disfrutar (disfrutar desde el punto de vista de cada persona, no desde lo que pueda desprender esta palabra en un primer momento).

    ResponderEliminar
  6. ¡Todo un debate se puede hacer con esto! Yo creo que sí que te piensas demasiado todo, le das mil vueltas en busca de una respuesta, y aunque nunca la encuentres sigues dándole vueltas a todo. ¿sabes? yo hago lo mismo. Y no paramos porque tenemos la esperanza de encontrar los ''porqués''.

    Pero tu misma lo dices, quizá mejor ir al grano, no perder más tiempo y es que en el fondo sabemos lo que queremos. Pero es demasiado arriesgado si no lo vestimos de lógica.

    ResponderEliminar
  7. NO me gusta la lógica, siempr elo dije, y en el fondo no creo que exista....porque para mí es relativa y todo lo relativo puede llegar a funcionar de una manera muy diferente a la que creíamos. Pero sí, tienes razón, en el fondo, sí que sabemos, al menos, lo que deseamos; a pesar de que sea bueno o malo para nosotros. Saludos y gracias por comentarme!

    ResponderEliminar