jueves, 18 de marzo de 2010

Déjame hoy recitarte a Neruda... de nuevo.


XLIV

SABRÁS que no te amo y que te amo

puesto que de dos modos es la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad de frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos la llave de la dicha
y un incierto destino desdichado.

Mi amor tiene dos vidas para amarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuando te amo.

2 comentarios:

  1. Qué difícil es escribir un poema de amor. Veo casi imposible encontrar la forma adecuada de combinar palabras que no se pueden evitar ("amar" es la primera) y reflejar las sinrazones que se viven estando enamorado.

    Este poema de Neruda me gusta sin apasionarme. Su brevedad me parece que condensa bien los sentimientos.

    Hay una poesía maravillosa de Alberti que trata, más bien, del echar de menos. Creía que estaba en Retornos de lo vivo lejano, pero he revuelto el libro de arriba a abajo y no doy con ella...

    ResponderEliminar
  2. Es muy complicado, tienes toda la razón, no caer en la "palabra" como el recurso principal para que se perciba el tono del poema... pero incluso en la propia realidad, necesitamos reforzar nuestros actos con esa palabra porque... hay quienes al no saber querer y no lograr hacer que el otro perciba algo de "cariño", se encaminan como locos a desprestigiar y vaciar de sentido todos esos maravillosos verbos que hoy en día... tachamos de empalagosos.

    Me gustaría que localizases ese poema, porque me gusta mucho Alberti y porque presiento que necesito escudriñarlo.

    Si recordases algúnfragmento podrías hacer una búsqueda por la "nube" (internet).

    Gracias por tus palabras y sinceridad.

    ResponderEliminar