miércoles, 18 de agosto de 2010

Ocúltame las casualidades.

Voy a dejar de pensar que es casualidad.
Voy a ocultarlo yo; si no yo, tú, o quien quiera que seas...

Por una vez todo está buscado, minuciosamente estudiado y sucede.
Voy a dejarme de magia o de coincidencias, el destino ni siquiera lo sabe.

Ha ocurrido lo más estruendoso que se come el silencio, creo que si nos ponemos,
podemos ser nosotros los que hagamos llorar a la cebolla...

Pero es tan tremendo todo, tan intenso, y queda tan poco tiempo...


¿Por qué no soy capaz de terminar una frase sin puntos suspensivos?, lo sé, odio los puntos finales.
Para bien o para mal, final feliz o desastroso final, no quiero un final... quiero que esto siga así,
sin saber por dónde va. Me voy a perder, y tú sigue ayudándome y ocúltame las casualidades.
Ocúltalas, que me crea que lo has forjado todo por algo.

Me gusta esta intranquilidad... y no la quiero dejar escapar. Conclusión FINAL.


Jessik_Bokis ([^_^])

2 comentarios:

  1. Yo también odio los puntos finales.. :D
    bonita publicación!! extraña sin duda..
    un saludoo Jessi

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Es cierto que los puntos finales son lo peor... de ahí que tenga manía por usar puntos suspensivos constantemente. Creo que siempre quedan cosas por decir, y que el lenguaje se queda corto la mayoría de las veces...

    Me encanta que digas que es extraña!!jeje yo tb lo creo!Un abrazo!!!

    ResponderEliminar