domingo, 5 de diciembre de 2010

Abriendo puertas, cerrando huecos...


Lo que ocurre no es fácil, se enreda y desbarata para variar...
Podría investigar, y sacarle a Watson una idea, no acertaría lo sé... pero ¿qué más da?

Me llega de lo alto lo mejor de las dichas, párense a pensar por un momento si requiere nostalgia alguna.
 De verdad, no tiene sentido enredarse para volverse a desenredar, porque todo es más facil si se quiere. Lo malo es que no quieras, no quieran, no es necesario profundizar en lo absurdo...

Me quedo con eso que me llena, no le pongo nombre, pero sí un silencio maravilloso... me conformo aunque para muchos sea poco, yo lo inventaría si no existiese. Hablemos de puertas que se abren, y que no pienso tocar... eso no quiere decir que no vaya a entrar. De los huecos mejor no hablemos, llevo tiempo tapándolos y alguna que otra rata se vuelve a escapar, y cada vez se unen más ratas.. y lo que antes era un hamster maravilloso... ahora, ahora prefiero cerrar el hueco y no mencionarlo más.

Me quedo contigo, por ahora, no pienso divagar más.

2 comentarios:

  1. .
    ¿Es un reflejo de la duda? ¿O de estar con la seguridad de que lo de uno es dudar? ¿Es postergar una decisión? ¿Es afrontar los hechos tal y como vienen sin reaccionar con precipitación?

    Ciertamente, es un texto obtuso que también invita a pensar en la novedad y en el miedo -o el respeto- que tenemos a ser libres.

    Un saludo.
    .

    ResponderEliminar
  2. Te he dicho ya que me encantan tus interpretaciones??... aún sigo pensando en qué poner como despedida de tu blog...ains, qué pena...

    Este texto creo que tiene caducidad, sólo inteligible en el instante en que fue escrito... nisiquiera yo ahora sería capaz de descifrarlo... ¿no es mágico?

    ResponderEliminar