domingo, 29 de noviembre de 2015

Y sonreír con la mirada...



A veces nos quedamos ciegos, y no hay manera de vislumbrar el camino. En ocasiones, casi a menudo, te inventas lo que ves, y tus ojos te siguen, y ves lo que quieras y cuando quieras, y...

No hay oscuridad tan tenebrosa, tan densa, ni tan poderosa, que no pueda ser disipada con un poco de luz. Lo mío siempre fue la luz, y el despertar, y el sorprenderme con cualquier amago de sonreír.

A veces es difícil sonreír, nos convencen para que estemos obligados a no hacerlo en situaciones en las que "no es lo normal"... "lo que debería ser", "lo apropiado" o "lo que pega". Pero no pretendas evitarlo. Es más, provocarlo es tu obligación, y si para colmo ni si quiera se trata de un esfuerzo, adelante... SONRÍE.

Me gusta sonreír, y no hay nada en este miserable mundo, que consiga quitarme ese derecho, esa virtud, esa libertad, ese PODER. Una sonrisa, sincera, como esas que te quitan el sueño, como esas que derrochan sinceridad, de las que sanan por cada minuto, o que simplemente, te hacen suspirar.

Sonríe, pero siempre con la mirada, con tus ojos. Acompaña tu sonrisa de un pequeño pliegue de virtudes que me demuestren que es sincera.

Sonríe, y todo lo bueno llegará justo detrás.


by Jessik_ Bokis ([^_^])

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada