jueves, 17 de diciembre de 2015

Por un momento...



Por un momento he creído que era feliz. Me he emocionado y todo. Conducía de noche, sin prisa, para acabar una jornada llena de sorpresas y alegrías. Hasta aquí todo normal, excepto por un detalle que hace de todo este simple trayecto, algo mágico: la Música. En concreto el "Jazz". Un estilo que pocos aman y menos entienden. Un estilo que muchos dicen oír pero no escuchar, y a la primera de cambio ya están bostezando. Pero otro día escribiré sobre eso.

Lo que vengo a narrar esta noche, a estas horas, es que bajo ese manto de estrellas, o luces de ciudad, (no sabría diferenciarlo) avanzaba casi absorta y al mismo tiempo meciendo a modo de baile sinuoso la cabeza y tronco, y todo provocado por esa amalgama de notas deliciosas, inconclusas, aleatorias y mágicas. Me sentí por un momento feliz. Prometo que fue un momento intenso, largo, apacible y me regocijé en el mismo hasta que de repente...¡stop! ¡Maldita lágrima! Quise... compartir ese momento mágico. Es curioso cómo estaba siendo consciente de que estaba viviendo ese momento gracias a mi situación actual; si no, rara vez se habría producido la ocasión. Pero moría por haberlo vivido..."entonces", y luego...contarlo, no en general, contárselo.

Quizás lo que me hubiese gustado era pensar que podría haberlo vivido a su lado, pero que eso era utopía y por ello lo viví hoy. Por ello lo cuento aquí, lo escribo, lo mastico y sueño con que algún día, vivas el jazz como lo vivo yo. Aprendas a apreciar lo que sin querer desconoces pero sé que amas.

Aún sigo soñando con que un rayo de luz ilumine tu oscuridad y dé un vuelco todo lo que crees saber y no controlas. Aunque en el fondo sabes que amas el jazz. No lo comprendes, pero lo amas y te gustaría entenderlo y que él también te permitiera abrazarlo y sentirse feliz a tu lado.

Todo se aprende... todo tiene su tiempo. Hoy fui feliz por un momento.

Jessik_Bokis


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada