lunes, 28 de diciembre de 2015

Un recuerdo. La magia no necesita truco.


Tormenta. Dentro muy dentro, formada por imágenes, sensaciones, olores, sonrisas, palabras y miedos. De repente durante unos cuantos minutos, y no dura mucho más, añoro un recuerdo que contiene todo lo descrito anteriormente. Pero es sólo eso, un recuerdo; un maldito recuerdo.

La lluvia es intensa, pero ni se ve llover, ni moja, ni siquiera hace ruido. Pero sé que está lloviendo, y miles de nubes oscuras como la muerte, densas como el odio y sinceras como mis sentimientos, se interponen entre lo que pudo ser y no fue, entre lo que será y no me conviene. Pero ese recuerdo, en ocasiones no hace otra cosa que esbozar en mi cara una sonrisa.

Relámpagos aparecen por todos lados, truenos ensordecedores que acallan durante unas milésimas de segundo mis pensamientos. Pero por mucho ruido que ahí dentro se haga, es mucho el silencio que ahoga. Pero me convenzo de nuevo, es sólo un recuerdo, pues no hay coherencia presente que vaticine algo bueno.

Sólo queda un detalle. Dentro, muy dentro, vengo empapada de luchar contra esta tormenta. Dentro muy dentro, donde los pensamientos descansan, donde las historias se suceden las veces que sean necesarias sin importar presente, pasado o futuro. Dentro muy dentro donde no importa sólo lo que ocurrió, sino que todo es moldeable, todo "inventable", todo es real e irreal a la vez... sólo hay un motivo que me hace temblar, una secuencia que descompone mi cuerpo, que lo agita cuando parece calmado, que lo envuelve en silencio y desmonta toda la armadura que con esfuerzo he logrado reinventar y adaptar a mi. Ese motivo es un recuerdo.

  ¿Pero acaso ese recuerdo, no es sólo eso?. ¿Por qué debería un recuerdo angustiarme?, ¿Por qué no soy capaz de quedarme con el presente, con lo que realmente haya desgarrado mi piel y mi alma al mismo tiempo... qué tal mi corazón?, ¿Por qué no consigo de una vez por todas aprender de ti?, ¿Por qué no consigo retener lo que duele, y sólo pensar en mi?. Quiero ser como ellos, como casi todos, superficial, egoísta, dejar de darle vueltas a la existencia y la esencia de las cosas. Dejar de sentir para actuar. Llevarse lo positivo será bueno para el futuro, pero en mi presente se descoloca todo sin el famoso "odio". Ojalá lograra cansarme de recibir silencios, desgarros y continuas e intensas barridas al pasado, a lo que fue, a lo bello. 

Lo siento, no hay escoba, no hay hacha, no hay daño, que pueda borrar este recuerdo. No lo siento por ti, lo siento por mi. Porque borrar algo que no es, que sólo fue, debería ser lo más fácil que un ser humano pudiera hacer; pero las personas que vamos más allá, que amamos de corazón, con el alma, con el cerebro y el pensamiento; a estas personas no hay acto incierto que las aparte del camino. No es que no sepan vivir con ese recuerdo, es que son tan fuertes mentalmente, que al mismo tiempo que amarán ese recuerdo y lo usarán para ser mejores personas, podrán cuidarse y generar miles de recuerdos más que las hagan conquistar todo lo que tocan. 

Porque las personas mágicas, no necesitan trucos. 

by Jessik_Bokis



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada