domingo, 24 de enero de 2016

Elefantes, furgonetas y palabras.

No hay forma de definir ciertas cosas que en ocasiones acontecen y te dejan con la sensación de que nada es casualidad.

De pronto te reencuentras con un elefante. Aunque ya lo habias visto antes, de repente, un impulso te hace acercarte y acariciarlo. Lo mejor es cuando él te reconoce, y al mismo tiempo empiezas a descubrir su esencia real. De repente el elefante y tú no sois tan diferentes.

Elocuente y divertido animal.  Que sueña las mismas historias de hippies noctámbulos, de besos en furgonetas con vistas al mar, de horas de juegos y escrituras de anticipo a la realidad.

Quiero pensar que todo gira porque tiene que girar. Que todo ocurre por alguna razón. Que no hay distancia más corta, que la que permiten las ganas. Creo en el poder de las palabras. Creo en la magia. Creo en que mi elefante entenderá que al menos pueda tocarlo con canciones.

lunes, 11 de enero de 2016

BEGIN AGAIN

Decidí verla un día, tú como siempre terminaste "durmiéndola", pero no me importó.

Para mi fue una revelación. De repente es como si me viese reflejada, en un futuro no muy lejano, como si lo que estuviera viendo fuese un fragmento de mi vida. Pero nunca conseguí expresarte que sin querer sabía que todo eso me pasaría (y pasará más). 

No sabías ni si quiera que existía esa peli, pero ya sabes que aunque me olvidé un poco de mi esencia, siempre fui algo "rara", cosa que decías me hacía única y con ese poder para "llamar la atención"; yo me reía incrédula. Encontrar esas cosas que son poco comunes y sacarlas a la luz y darle la importancia que se merecen. Que la multitud siga un camino, no quiere decir que sea el mejor ni el correcto.

Pero me dejo de "absurdez tras absurdez" para poner esta canción. Sacada justo de BEGIN AGAIN, esa película que un día marcó un punto de inflexión en mi y me dejó con una bonita y agria sensación de la vida y de la música; y una esperanza en la existencia del "destino".


jueves, 7 de enero de 2016

Lo que no está escrito, ni será escrito jamás.



Cambié de opinión. No pienso escribir nada. (y no me refiero a esto...)

De todas las sensaciones que quería plasmar un día como hoy en algún tipo de carta, de las que bien sabes un poco; no hay ninguna que vaya a acabar finalmente ahí. Acabo de decidir que serán efímeros recuerdos/pensamientos y sólo eso. ¿Por qué convertir en algo eterno (escrito) algo que por naturaleza es volátil y cuya existencia depende de ese cementerio de historias que algunos llaman "memoria"?

No me extenderé mucho con esto, pero prefiero que sea así. Dejar constancia de que hoy muchas historias, recuerdos, sensaciones, sentimientos, imágenes, canciones, frases y palabras con sus consecuentes significados; todo eso, hoy quiso salir a modo de telegrama/carta/canción/mensaje/susurro hasta llegar al ansiado destinatario. Pero no será así. Todo esto se queda conmigo, para seguir formando parte de mi memoria, y yo seré la que decida cuánto durará esta amalgama de "pasado"; esos minutos que son kamikazes del fin.

by Jessik Bokis (mi memoria es mi regalo).